viernes, 16 de septiembre de 2011

El juego del Pim Pum






Ya los antiguos hindúes, inventores del cero y del álgebra, sintieron curiosidad por los juegos numéricos, a los que dieron gran importancia en sus estudios. El origen de algunos de ellos se pierde en el principio de los tiempos aunque fue sin duda alguna a orillas del Ganges, entre ablución y ablución, cuando surgieron de las mentes preclaras de los sabios.

En el juego del PIUM PUM se van diciendo los números en orden, comenzando por alguien al que previamente se ha elegido por cualquier método (recomendamos una carrera).

Al que le toque decir 3, un múltiplo de 3 o un número acabado en 3, tiene que decir Pim. Si no lo hace, tiene que dar un salto.

Al que le toque decir 7, un múltiplo de 7 o un número acabado en 7, tiene que decir Pum. Si no lo hace, tiene que dar un salto. Además, el Pum cambia de sentido, con lo que sigue el anterior, en vez de el siguiente. Por tanto, si el que está siguiente del que ha dicho Pum se le ocurre abrir la boca, tiene que dar dos saltos.

Si algún número (21, 27, 42,...) cumple las condiciones de Pim y de Pum, tiene que ser dicho como Pim Pum, pero no cambia de sentido. El que falla dará un salto.

Ejemplos:

1,2,Pim,4,5,
 Pim, Pum, 8, Pim, 10, 
 11, Pim, Pim, Pum, Pim, 
 16, Pum, Pim, 19, 20, 
 Pim Pum, 22, Pim, Pim, 25, 
 26, Pim Pum, Pum, 29, Pim,...

Es costumbre que al que haya fallado después de batir un récord se le haga dar un salto especial.

Venga! ¿A qué esperas? ¡¡ A jugar!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada